Mediación familiar


La familia, como unidad social básica y primera, es el contexto en el que desarrollamos algunas de las relaciones más estrechas e intensas. Así pues, parece lógico que las relaciones familiares supongan una fuente casi inagotable de conflictos de todo tipo: Procesos de separación o divorcio, relaciones con los hijos, evolución sentimental dispar, diferencias ideológicas, dificultades económicas, aparición de terceras personas, etc.

La mediación, como método de resolución de conflictos, es la herramienta idónea para su gestión. Ya que nos permite: 

  • Evitar que el conflicto se recrudezca.
  • Salvaguardar la comunicación y las relaciones.
  • Mantener el poder de decisión sobre la solución a nuestros conflictos.
  • Limitar los costes (económicos, emocionales, temporales).
  • Preservar la confidencialidad de nuestros asuntos.

¿Quieres saber más sobre cómo la mediación puede ayudarte? Contacta con nosotros.